La decisión del líder norcoreano se da poco después de que en ese país se confirmara el primeros contagio con la variante ómicron.

Corea del Norte reconoció el jueves su primer brote de COVID-19 desde el inicio de la pandemia y declaró una “grave emergencia nacional” ante la que el líder Kim Jong Un ordenó confinamientos por todo el país.

Hasta ahora, la empobrecida nación con armamento nuclear no había admitido ningún caso de coronavirus y había impuesto desde comienzos de 2020 un estricto bloqueo con el exterior que hundió su economía y el comercio.

Pero las muestras tomadas de varios pacientes enfermos con fiebre en Pyongyang el domingo eran “consistentes” con la altamente contagiosa variante ómicron del coronavirus, indicó la agencia de prensa oficial KCNA.

Ante ello, el líder norcoreano Kim convocó una reunión de emergencia de su buró político y anunció el despliegue de un sistema de control del virus de “emergencia máxima” para “eliminar la raíz en el menor tiempo posible”.

Kim “llamó a todas las ciudades y municipios del país a confinar cuidadosamente sus zonas”, dijo KCNA. Fábricas, negocios y hogares deben ser cerrados y reorganizados para “bloquear impecablemente la extensión del malicioso virus”, añadió.

Leave a Reply

Abrir chat
  • https://radiohd.streaminghd.co:7523/stream
  • Fiesta Stereo